11 de diciembre de 2012

Triatló 'B' de Balaguer 2012; el primero de larga distancia

Aquí empiezan las crónicas del mes de Junio; y este en concreto ha sido el mes de los RETOS por excelencia.
Después de lo que llevamos de año de RETOS,  que aunque todos ellos realizados con ímpetu; también eran en su forma entrenamientos para este tipo de retos como el Triatló de Balaguer 'B'. Precedidos de 3 semanas con un mínimo de unas14 horas  de entrenamientos en cada una de ellas y con una última semana de turismo en Manchester me dispongo a afrontar esta prueba que consta 1.9km de nado; 93 duros y montañosos km de bici de carretera y para acabar 21 km de carrera a pie por la orilla del Segre y el pueblo de Balaguer.
Después de no mucho madrugar vamos la expedición del club XALOC  para llegar a media mañana para dejar preparadas las cosas que necesitaremos en cada transición y una vez hecho esto comemos a las 11 de la mañana pues la prueba se disputaba a las 14h de la tarde. En aquella tarde los termómetros marcaban unos 37º grados intensos de calor destacando que el día anterior yo estaba en Inglaterra con unos cortos 13º lluviosos; ello podría ser un gran detonante del gran sufrimiento que tuve que pasar al final de la competición pero no adelantaré acontecimientos..
Ultimando detalles y algún despiste que otro que me hace soltar alguna risa ( iba hacia la salida de la natación con todo preparado y a más con las gafas de sol en la cabeza.. que caso!...y añadiendo que volver a donde estaba la bici era un infierno porque no se podía pisar la moqueta con lo que quemaba de la chicharra que caía) y en puntualidad inglesa salida del parcial de nado que eran 2 vueltas a un circuito en el   embalse de Sant Llorenç.
 La primera vuelta me la tomo tranquilo intentando coger algo el ritmo y sensaciones y en la segundo pues a mantener lo conseguido.. en definitiva un parcial bastante irregular que me hace salir del agua en la 111º posición de los 176 que competíamos en el triatlón.
Una vez salidos del embalse vamos en busca de la ardiente moqueta para coger la bici y disputar el sector ciclista que es donde empezamos a notar unos  síntomas de falta de fuerza y energías; acentuados ya psicológicamente al preguntar a un rival por el km de carrera que llevábamos y al decirme que sólo íbamos por el 56 y yo tan falto de fuerzas se me empezó a venir el mundo abajo a pesar del fondo que cargaba de los entrenamientos anteriores. Llegó un punto que empecé a beber y a comer sin tener gana y sed alguna y sospechando que algo no iba bien en mi organismo. A pesar de ello y me cabezoneria llegué decentemente (92º de 176) a la transición para calzarme las bambas y empezar a correr los últimos 21 km del tramo de carrera a pie. Pero el verbo correr no fue el idóneo para describir la forma de recorrer el parcial por mi estado físico puesto que en todo el tramo lo haría como máximo en 3 km. En mi mente sólo tenia el objetivo de ir a buscar el paso por el siguiente km y con ello restaría uno menos a la agonía que estaba sufriendo. Mi cuerpo no admitía ningún alimento y lo máximo que podia hacer era caminar; caminar lento, caminar rápido y entretener la odisea cruzándome con los compañeros de batalla y el paisaje pero nada más.. Lo fácil hubiera sido abandonar pero esta gente que hace deporte somos de otra leña y acabo el parcial entre los peores tiempos (2h 53m.) y el triatlón en la posición 161º de 174º participantes con un tiempo total de 7h y 8m.

Pero aquí no acabó el triatlón para mi; una vez llegados a meta gracias a los ánimos de compañeros y las mujeres de los compañeros empezamos a comentar la jugada pero yo cada vez me iba encontrando mucho peor y aún después de cruzar la llegada no podía comer nada. Al rato saqué todo lo que había intentado digerir aquella tarde y parte de la comida de 10 horas antes con lo que hice el triatlón solo con las energías que había traído de casa. Tan débil quedé que al final tube que ir a la enfermería y a que me inyectaran 1 litro de suero puesto que me había quedado en reserva (aquella tarde había perdido 5 kgs en aquel infierno de calor y malestares). Agradecer desde aquí a los compañeros del club que me esperaron hasta que tube algo más de ánimos y pudimos subir al coche y regresar a casa ya a las tantas de la noche. 
De estas también se aprende!